La Casa da Torre ilustra bien la beldad de la región del Minho.

Es una casa construida en granito y es muchas veces referida en los libros de historia y artículos que tratan del tema del patrimonio edificado.

Es una casa de la época medieval que fue reconstruida en el siglo XVIII. Pertenece a la misma familia desde muchas generaciones. Sus propietarios actuales son una joven pareja, Teresa e Miguel, nietos del anterior propietario. 

 

Se realizó algunas obras de restauración, para dar mejor comodidad, confortamiento y modernidad a la habitación. Sin embargo siempre se preservó la belleza y los trazos de arquitectónicos originales de la casa. La casa se sitúa en una localidad muy bonita.

Podemos ver un alpendre y una era (donde se secaba los cereales) y un espigueiro( donde se guardaba los cereales y principalmente lo maíz).